La angustia
es un animal
lamiendo los andrajos
de la incertidumbre
con una jauría
hambrienta atrás.

La tarde destila
puñal de ginebra
el viento
obliga mi miedo
cantar a espaldas de la ruta
donde el barro es dios
estoy hipotecando
mis huesos.
Un avión
rasga el himen
del cielo
agregando un día más
en mi vida.

Le queda una hoja en blanco
empieza a crepitar
se reconoce una epidermis variable
-sus frases ya fueron pronunciadas-
palabras de muertos
que cree propias.
Sin presentirlo,
ella carga
un vértice de muchedumbre.

David González (1979) es poeta argentino. Publica textos y poesía en publicaciones literarias, páginas web y suplementos culturales de Latinoamérica, Estados Unidos y España. Editó la plaquette de poesía  “11” (ediciones de La Mariposa y La Iguana) en el año 2016.
Blog | Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta