Berlín, 61-89/ 89-19

/

Yo he sentido ese hilo
finísimo
que me ataría a tu chaqueta
el resto de la vida.

Pero cómo puede ser nombrado
ese instante
contenido en un lejano
t  m  l  r
e   b   o de gramola,
ese verbo
capaz de reunirnos.

Dónde está esa calle en la que
el amor brotaba incontenible
yo pisé esa calle y ahora
he perdido las coordenadas…

Pero te digo que en ese lugar
el muro calla
y podríamos rendirnos,
mirándonos las caras
bajo una suerte ambigua.

Un poema de Ángela Arambarri con ilustración de Guillermo Ajo Ferreira, ilustrador cántabro. Puede seguir su trabajo en @gaf_ilustracion.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ver más

  • Responsable: Amberes Revista Cultural.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Dinahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Historia anterior

Carceri d’Invenzione: las fantasías carcelarias de Giovanni Battista Piranesi

Siguiente historia

Sobre el tacto

Lo último de