Pupila de ceniza

en su regazo

una hilera de agujas urge un bosque

la mano

repara los vocablos:

el desgarro de infancia

las grietas de familia

a tasa de carencia

sobre la piel violada.

 

Una muñeca de trapo la mira desde el costurero

con sus ojos de hilo.

 

Cose fracturas

deshilvana abusos

zurce la herida

del  linaje.

Mientras

arde rotunda la raíz de la higuera.

 

Se acabaron las factorías del velo

No fabricará más silencio

sobre el zarpazo a la niñez

deshilachada.

 

Recuerda la caída

los velos

el alimento

de la hoguera.

 

¡Eliminad las hachas! ¡Es la hora del fresno!

 

Y borda

en el rubor de la tierra

la tenacidad

de los musgos

el  hueco surto y nítido

que aguarda el árbol.

No hay comentarios

Dejar respuesta