No quiero agitarme, no quiero

ponerme nervioso, solo quiero
ir más rápido:

hacer que mi cabeza huya a toda velocidad
lejos de mi cuerpo, libre,
ligera,

saltar dentro de un agujero negro
de vinilo y esconderme
en sus microsurcos, como el conejo
de Alicia.

Sentirme un poco Brian Jones mientras ellos andan
paseando sus armas por ahí
disparando contra todo
lo que se mueve.

Voy a quedarme quietecito aquí hasta que se acaben las balas
y no puedan hacerme más daño.

Mi cuerpo será un retrato de Dorian Gray
arrugado y dolorido; me dirán: puedes crecer
pero no podrás esconderte.
Pero mi cabeza tiene quince años
y es más rápida.

Lo malo es que algún día mi cabeza volverá al cuerpo y eso
es algo bastante jodido,
porque este cuerpo viejo y seco le queda pequeño
a mi cabecita de estrella y ¿sabes?
duele mucho
apagar el brillo de una estrella
con los zapatos de un mendigo.

Poema de Caràbé.

Ilustración de SAO. Para ver más de su producción, pueden visitarse sus blogs: Trasuntos gráficos (http://copygrafias.wordpress.com/) y Aburrimientos (http://santatorpeza.wordpress.com/).

No hay comentarios

Dejar respuesta