El jazz navideño de Charlie Brown y Vince Guaraldi

//

En 1963, la carrera profesional del productor Lee Mendelson se hallaba en una encrucijada. Aquel mismo año había fundado con éxito su propia empresa, cuyo primer proyecto, un documental en torno a la figura del legendario jugador de béisbol Willie Mays, había recibido el aplauso de la crítica especializada.

Apenas unas semanas después de la emisión de A Man Named Mays por la NBC, Mendelson se encontraba leyendo la tira cómica de Peanuts cuando el enésimo fiasco deportivo de su protagonista le sugirió una idea de lo más extravagante. Tras realizar un documental sobre el que consideraba el mejor jugador de béisbol del mundo, decidió que había llegado el momento de dedicar otro al peor de todos ellos: Charlie Brown.

Desde su primera aparición en un puñado de periódicos estadounidenses allá por 1950, las historietas de Peanuts habían evolucionado hasta transformarse en un fenómeno cultural de relevancia internacional, consolidando así el creciente prestigio de su creador, el dibujante Charles M. Schulz. Sabedor de que su número figuraba en la guía telefónica, Mendelson llamó a Schulz, quien le invitó a su estudio de Sebastopol (California) para conocerse y discutir su propuesta. Como gran aficionado al béisbol, Schulz había visto A Man Named Mays y accedió a la petición de rodar un documental de media hora acerca de su vida y obra escrito y dirigido por Mendelson.

peanuts-tira
Peanuts (Charles M. Schulz, 1961) | Peanuts Worldwide LLC

Una de las apuestas más audaces de Mendelson consistía en incluir un breve segmento de animación. Por recomendación de Schulz, la tarea recayó sobre el experimentado Bill Meléndez, con quien había colaborado a propósito de un anuncio para la compañía automovilística Ford. Dicho encargo había requerido que dotara de movimiento a los personajes de Peanuts por primera y única vez hasta la fecha, lo que lo convertía en el candidato idóneo para este cometido.

En el apartado musical, Mendelson deseaba una banda sonora en la que predominara el jazz, pero fracasó en sus intentos de involucrar a Dave Brubeck y Cal Tjader, que alegaron otros compromisos. Tan sólo unos días después de su negativa, el productor regresaba de casa de Schulz cuando, a la altura del Puente Golden Gate de San Francisco, escuchó por la radio un tema instrumental titulado Cast Your Fate to the Wind. Según el locutor del programa, su autor era un pianista local llamado Vince Guaraldi, galardonado con el Premio Grammy a la Mejor Composición Original de Jazz por aquella partitura.

A Boy Named Charlie Brown había encontrado a su compositor.

Llamando al Dr. Funk

guaraldi-vince
Vince Guaraldi (1928-1976)

Vincent Anthony Guaraldi nació en San Francisco (California) en 1928. Su precoz interés por la música contó con el respaldo incondicional de su madre, de la que recibió sus primeras lecciones de piano a la edad de siete años. Ya en su adolescencia, Guaraldi ampliaría su formación bajo la batuta del pianista y compositor Leonard Auletti.

Tras graduarse en la Lincoln High School, Guaraldi prestó su servicio militar de dos años destinado en Corea. A su vuelta a Estados Unidos en 1949, cursó estudios universitarios en el San Francisco State College, pero los abandonó para concentrarse en su carrera como músico de jazz, gestada en innumerables conciertos en los clubes de la ciudad. Durante toda la década de 1950, Guaraldi compaginaría las actuaciones en directo en el seno de distintas agrupaciones jazzísticas con su participación en decenas de discos, ya fuera como acompañante o como líder de la banda en cuestión. The Cal Tjader Trio (Fantasy Records, 1953) marcaría su debut en un álbum de estudio, mientras que Modern Music from San Francisco (Fantasy Records, 1956) le brindaría la oportunidad inédita de grabar un par de temas al frente de su propio conjunto, entre ellos Calling Dr. Funk, en alusión a su asentado apodo entre la comunidad jazz de la bahía.

El álbum Jazz Impressions of Black Orpheus (Fantasy Records, 1962) constituiría un punto de inflexión en su trayectoria. Inspirado por Orfeo negro (1959), largometraje de Marcel Camus basado en el drama de Vinícius de Moraes, el disco es, en esencia, una reinterpretación de su banda sonora, compuesta por Antônio Carlos Jobim y Luiz Bonfá. No obstante, la pieza más importante del álbum pertenecía a su cara B, cuya primera pista, una composición original de Guaraldi titulada Cast Your Fate to the Wind, traería consigo el reconocimiento definitivo del artista.

orpheus-guaraldi
Jazz Impressions of Black Orpheus (Fantasy Records, 1962) | Vince Guaraldi Trio

Fascinado por el tema, Mendelson acudió a la sabiduría del crítico de jazz del San Francisco Chronicle, Ralph J. Gleason, que le puso en contacto con el pianista. Productor y músico se entrevistaron en un restaurante de San Francisco llamado Original Joe’s, en donde Guaraldi confesó su profunda admiración por el trabajo de Schulz y aceptó la oferta de Mendelson para componer la música de A Boy Named Charlie Brown.

La entrega de Guaraldi fue absoluta. Su entusiasmo quedó de manifiesto cuando, semanas más tarde, el pianista llamó emocionado a Mendelson e insistió en interpretarle su última creación, la icónica Linus and Lucy -en referencia a los hermanos Linus y Lucy van Pelt-, a través del teléfono. «¡Tengo que tocar esto para alguien ahora mismo o explotaré!», fueron sus palabras. Su euforia estaba más que justificada: Linus and Lucy, considerada hoy la sintonía de cabecera de Peanuts, es también uno de los estándares de jazz más populares de la historia.

¡Feliz Navidad, Charlie Brown!

Pese al buen hacer del equipo reunido por Mendelson y a la expectación generada tras la proyección de A Boy Named Charlie Brown ante el San Francisco Advertising Club, nada de esto bastó para convencer a las principales cadenas de televisión y patrocinadores que, contra todo pronóstico, rechazaron el filme. Sin embargo, tan inesperado revés no fue óbice para el lanzamiento de la banda sonora de Guaraldi, Jazz Impressions of «A Boy Named Charlie Brown» (Fantasy Records, 1964), que gozó de una mejor acogida.

jazz-impressions-charlie brown
Jazz Impressions of «A Boy Named Charlie Brown» (Fantasy Records, 1964) | Vince Guaraldi Trio

Abatido, Mendelson había renunciado a toda esperanza de vender su documental cuando, año y medio después, recibió una llamada de John Allen, de la agencia de publicidad McCann-Erickson. Para su sorpresa, Allen no tenía intención alguna de adquirir la película. En lugar de ello, le preguntó si Schulz y él habían valorado la posibilidad de rodar un especial de Navidad de Peanuts. La multinacional Coca-Cola, uno de sus clientes, había mostrado interés en financiar un programa de esta índole, pero precisaba de un borrador en su sede de Atlanta para el lunes. Estaban a miércoles.

Mendelson asumió el desafío sin ni siquiera consultar a Schulz, a quien telefoneó de inmediato. En la reunión que ambos mantuvieron al día siguiente, el historietista fijó toda una serie de directrices para la realización del especial. Schulz, de firmes convicciones religiosas, quería que el tema central del filme fuera el verdadero significado de la Navidad, así como que presentara escenas en la nieve y patinaje sobre hielo -ecos de su infancia en Minnesota- sobre un fondo musical que conciliara el jazz y la música tradicional. Con este planteamiento en mente, elaboraron un esquema general y lo remitieron a la central de Coca-Cola.

Transcurridas tres semanas no exentas de ansiedad, Allen les comunicó que A Charlie Brown Christmas había recibido el visto bueno de Coca-Cola con la condición de que estuviera listo para su estreno a comienzos de diciembre. Como consecuencia, dispondrían de un plazo de unos seis meses para animar un programa de media hora de duración. Mendelson, Schulz y Meléndez -ahora al frente de Bill Melendez Productions- se apresuraron pues a ultimar los detalles de la historia, que no se alejó demasiado de la premisa inicial.

A Charlie Brown Christmas (Bill Meléndez, 1965) | United Feature Syndicate
A Charlie Brown Christmas (Bill Meléndez, 1965) | United Feature Syndicate

Una de las novedades consistió en la introducción de un árbol, sugerida por Mendelson a raíz de su lectura de El abeto, de Hans Christian Andersen, que Schulz incorporó a su guión. Una vez más, Meléndez sería el responsable de trasladar la estética del tebeo al formato audiovisual, una labor delicada por cuanto aspiraba a reproducir, con el mayor grado de fidelidad posible, el peculiar estilo del dibujante. Guaraldi retomaría su rol como compositor de la banda sonora con el reto de armonizar jazz y música navideña. En cuanto al reparto, se acordó que todos los personajes -a excepción de Snoopy, doblado por Meléndez- serían interpretados por niños, un criterio que se hizo extensible a las canciones.

El montaje concluyó una semana antes del estreno. Mendelson voló entonces a Nueva York para presentar el especial a dos ejecutivos de la CBS. Al término de la proyección, su decepción era evidente. Con su acción pausada, su crítica al consumismo navideño, su énfasis en el trasfondo religioso de la fiesta y su atrevida banda sonora, el episodio despertó las suspicacias de la cadena, que se resignó a emitirlo por el mero hecho de que ya lo había anunciado en la revista de tirada nacional TV Guide.

A Charlie Brown Christmas fue estrenado el 9 de diciembre de 1965. A pesar de los malos augurios, el programa se erigió en el segundo más visto de aquella noche con una audiencia de algo más de quince millones de hogares -un 45% de cuota de pantalla-, sólo superado por Bonanza. La CBS se retractó de su error encargando cuatro nuevos especiales de Peanuts -a los que seguirían otros muchos- y, unos meses más tarde, A Charlie Brown Christmas se alzó con el Premio Emmy al Mejor Especial Animado. Había nacido un clásico.

O Guaraldi

Vince Guaraldi (1928-1976)
Vince Guaraldi (1928-1976)

Uno de los ingredientes que elevaron A Charlie Brown Christmas a la categoría de clásico fue su singular banda sonora, una insólita mezcolanza de temas instrumentales y canciones en la que convergen el jazz contemporáneo de la Costa Oeste y la música tradicional navideña. Dado el inmenso impacto que ejerció el especial sobre el público estadounidense, no son pocos los que afirman que el trabajo del Vince Guaraldi Trio -con Fred Marshall al contrabajo, Jerry Granelli a la percusión y el propio Guaraldi al piano- constituyó la iniciación al jazz de millones de personas.

El especial se inaugura con la conmovedora Christmas Time Is Here, una composición de aire melancólico que captura a la perfección los sentimientos contradictorios que la celebración suscita en su protagonista, el atribulado Charlie Brown. Concebida en origen como un tema instrumental, Christmas Time Is Here se benefició de los versos del productor Lee Mendelson, autor de la letra. La canción fue interpretada por el St. Paul Church Choir, un coro infantil que había colaborado con Guaraldi en At Grace Cathedral (Fantasy Records, 1965), su reciente álbum en vivo.

Para disgusto de Barry Mineah, director de la formación, Mendelson y Guaraldi antepusieron la espontaneidad de los niños a la excelencia formal del coro, que desafina en la canción de cierre, Hark, the Herald Angels Sing, ganando así en autenticidad. Sus voces se escuchan también en My Little Drum, una versión de Menino Pequeno da Bateria en la que Guaraldi prescinde de la línea de guitarra del tema original, fruto de su asociación con el brasileño Bola Sete.

La vivaz Skating comparte el espíritu festivo de Linus and Lucy, recuperada con ocasión del animado baile de los personajes de Peanuts en la que tal vez sea la escena más evocada del especial. Shroeder, devoto de Beethoven -y en cierto modo un trasunto de Guaraldi-, interpreta un fragmento de Für Elise, una de las exigencias de Schulz para la banda sonora.

A Charlie Brown Christmas (Bill Meléndez, 1965) | United Feature Syndicate
A Charlie Brown Christmas (Bill Meléndez, 1965) | United Feature Syndicate

El arreglo en clave de jazz del villancico O Tannenbaum, del músico alemán Ernst Anschütz, cuya presencia en el repertorio se explica por el importante papel que desempeña el abeto en la trama, ofrece un revelador exponente de la capacidad de reinvención del género. Con el auxilio de Marshall y Granelli, Guaraldi transita desde un abordaje convencional de su referente hacia su metamorfosis en una entidad nueva.

Pero la música de A Charlie Brown Christmas no se agota en el especial. Precedido por un sencillo con los temas Christmas Time Is Here y What Child Is This, el álbum original -editado por Fantasy Records en 1965- posee una identidad propia y alberga joyas como la enérgica Christmas Is Coming o la cálida y reconfortante The Christmas Song, por no mencionar su magistral versión de la balada folclórica Greensleeves -con el concurso del contrabajista Monty Budgwig y el batería Colin Bailey- o las tomas alternativas de varios de los temas originales, que aflorarían en años posteriores.

Vince Guaraldi falleció en 1976 a la temprana edad de cuarenta y siete años. «No creo que sea un gran pianista, pero me gustaría ser capaz de gustarle a la gente, tocar melodías bonitas y llegar al público», dijo en 1958. En 2012, A Charlie Brown Christmas fue reconocido por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos para su preservación como uno de los hitos más sobresalientes en la historia musical del país.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ver más

  • Responsable: Amberes Revista Cultural.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Dinahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Historia anterior

La lengua árabe y su legado en el castellano

Siguiente historia

Fragmentos: Defoe

Lo último de