La no-materia me persigue

amenaza con regresarme al valle en el que me despedazaba sobre una bicicleta

 

La no-materia me persigue

amenaza con romperme

convertirme en puñados de arroz que alimenten manos siniestras

 

la no-materia me hunde

me conserva en su savia grande

en su tronco alegre

en el árbol más preciado

 

la no-materia me tala

 

La no-materia me libera

he dejado mi casa lisa para darle amor a mi padre

ahora tengo que arrepentirme

en el juicio de los años

 

La no-materia se oxida

vivo en ella

en su caja china

 

La historia de la no materia fue escrita por otros hombres

gigantes

permanentes

apellidos en registros universales

¿Quién soy yo para reescribirla?

No hay comentarios

Dejar respuesta