Detrás de cada guerra hay millones de historias. Están protagonizadas por personas cuyas circunstancias cambian radicalmente de un día para otro, transformando y lastrando sus vidas quizás para siempre. Para los que viven el conflicto desde la seguridad de la distancia, esas historias pasan desapercibidas o, en el mejor de los casos, suenan ajenas y lejanas.

En Historias de Bosnia (Planeta Cómic, 2015), el periodista e historietista Joe Sacco narra cómo vivió el final de la brutal Guerra de Bosnia. En su camino, Sacco se cruza con personajes tan diversos como el conocido criminal de guerra Radovan Karadzic, el polifacético artista Soba o el carismático buscavidas Neven, protagonistas de historias que, pese a su dureza e interés, nunca llegan a los grandes medios de comunicación.

La Guerra de Bosnia (1992-1995) fue causada por una compleja combinación de factores políticos y religiosos, desembocando en la  más sangrienta de las guerras de desintegración de la antigua Yugoslavia: murieron alrededor de 100.000 personas y se cometieron los peores crímenes en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

Sarajevo, capital de la actual Bosnia y Herzegovina, padeció tres años y medio de asedio serbobosnio, en los que la población civil sufrió todo tipo de atentados. Pero el peor y más simbólico crimen de la guerra fue el perpetrado en julio de 1995 en Srebenica, donde las tropas serbobosnias asesinaron a unos 8.000 hombres y niños musulmanes. El Tribunal Penal Internacional  para la ex Yugoslavia (TPIY) calificó este trágico episodio de genocidio, a lo que se sumaron las violaciones en masa durante el conflicto (entre 20.000 y 50.000 mujeres según la ONU) y la existencia de campos de concentración en los que desaparecieron miles de personas que en muchos casos siguen hoy sin identificar.

Foto: Portada de "Historias de Bosnia" (Planeta Cómic, 2009)
Foto: Portada de “Historias de Bosnia” (Planeta Cómic, 2009)

Historias de Bosnia se compone de tres relatos publicados anteriormente por separado (El mediador se publicó originalmente en un volumen homónimo en 2003, mientras que Soba y Navidades con Karadzic se publicaron primero en 2005, en un volumen titulado El final de la guerra).

El mediador constituye el relato principal de la obra. Presenta la historia de Neven, ex soldado del Ejército Popular Yugoslavo e implicado en todo tipo de delitos, un carismático buscavidas que se aprovecha de los periodistas extranjeros guiándoles por los lugares más devastados por la guerra a cambio de dinero, comida, tabaco o alcohol. Siguiendo los pasos y las recomendaciones de Neven, Joe Sacco recorre Sarajevo y reconstruye algunos de los sucesos y figuras clave para entender el desarrollo del conflicto y sus consecuencias.

El segundo relato está protagonizado por Soba, un artista de 27 años para quien la guerra marca un antes y un después: “Me han jodido la vida”. Es pintor, escultor, estrella del rock y… soldado. Su antagónico perfil (“El artista guerrero”) le convierte en el más solicitado cuando la prensa internacional viene en busca de historias sobre la juventud de Sarajevo. Muestra su lucha por recuperarse del trauma bélico para retomar su trabajo creativo, en un momento en el que además el interés del mundo occidental por el arte en la capital bosnia, inexistente antes de la guerra, se revaloriza sobremanera.

Finalmente, Sacco emprenderá viaje junto con otros periodistas freelance para conseguir una entrevista con el presidente de la República Serbia de Bosnia, Radovan Karadzic. Acusado de crímenes contra la humanidad por el TPIY, fue el responsable político del genocidio de Srebenica y del sitio de Sarajevo, del que declaró a a principios de 1994: “En  Sarajevo no se contarán los muertos. Se contarán los vivos”.

De izquierda a derecha, Karadzic en una foto de 1994, en otra de 2008, cuando fue capturado, y en una imagen de ese mismo año, cuando se presentó ante el tribunal de La Haya.| AFP
De izquierda a derecha, Karadzic en una foto de 1994, en otra de 2008, cuando fue capturado, y en una imagen de ese mismo año, cuando se presentó ante el tribunal de La Haya.| Foto: AFP

Sacco se trasladó a Sarajevo por primera vez en 1995 para comenzar Gorazde: Zona segura, novela gráfica que narra el trágico asedio de una de las denominadas “zonas seguras” de la antigua Yugoslavia a manos de las fuerzas serbobosnias. En 2001 obtuvo una beca de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation que le permitió regresar a Sarajevo para seguir documentándose y terminar publicando El mediador, relato principal de Historias de Bosnia.

Joe Sacco (Malta, 1960) creció en Australia y estudió Periodismo en Estados Unidos. Es autor de libros premiados y reconocidos mundialmente, entre los que destaca Palestina, por el que ganó el American Book Award en 1996.

A través del periodismo de viñetas, Sacco aúna sus dos grandes pasiones: el periodismo y el dibujo. En el contexto de una crisis brutal en los medios de comunicación y la profesión periodística, halló un nuevo formato para contar historias, caracterizado por el uso de un lenguaje sencillo y directo y una narración en la que el dibujo debe apartar toda subjetividad y ser lo más riguroso y fiel a los hechos posible.

Aventurero pero disciplinado, está considerado como el precursor de una nueva manera de enfocar el reporterismo, esa que no cede a la indiferencia del sufrimiento ni cae en la comodidad de evitar complicaciones, que se moja y se arriesga para dar testimonio de la realidad en tiempos difíciles.

Foto: The Guardian
Foto: The Guardian

No hay comentarios

Dejar respuesta