La amada abolida (II)

/

 

La amada abolida frente a un fregadero sucio,

la amada abolida disfrazada de guerrillera kurda,

la amada abolida rodeada de estalactitas

que crecen más rápido que sus uñas,

sitiada por ilusiones ópticas

que la someten a las obligaciones del yo.

 

A su lado

el espectro de un violador,

de un maestro de escuela,

de un peluquero trágico,

la obligan a ir vaciándose de realidad

 

pues todo

lo que la reconstruye

 

por medio de lo que es medible,

a saber:

su salario mínimo interprofesional,

su concentración de oxitocina en sangre,

 

por medio de lo que es pedagogizable,

a saber:

su forma de parir,

sus coitos sin cortesía,

 

por medio de lo que es punible:

a saber:

sus partos clandestinos,

la desescolarización de sus propios hijos,

 

la convence para que aspire a ser, aunque no quiera, el espejismo aseado.

 

Ilustración de Silvia Asensio para Revista Amberes.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ver más

  • Responsable: Amberes Revista Cultural.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Dinahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Historia anterior

Armenia

Siguiente historia

Carmen Quintana: «‘Felicidad’ es un homenaje a Santander y a mis abuelos»

Lo último de