Promised Land es una propuesta plástica sobre la memoria y sus imágenes, que se basa en interpretaciones contemporáneas a partir de los restos encontrados en los archivos.

La desterritorialización surge con la emigración y la alteración subsiguiente del lugar del que las personas se sienten parte. Este desplazamiento, motivado por causas de tipo económico, social, político o de mera supervivencia, supone el abandono forzoso de una parte esencial de la identidad.

En este contexto, la fotografía juega un importante papel como medio para documentar el proceso que, de manera profunda, produce cambios en la vida de millones de personas. Es por ello que las imágenes fotográficas constituyen fragmentos necesarios para la recuperación y reconstrucción de la memoria colectiva, si bien partiendo de las historias personales de cada individuo.

En el año 2014 realicé una Residencia Artística en Nevada (Estados Unidos). Durante mi estancia llevé a cabo un proyecto de investigación orientado a la recuperación de un archivo que contenía información relevante sobre la diáspora vivida por la población de aquella zona. Esto me permitió observar y conocer más detalladamente las conexiones que se generan entre identidad, paisaje y el sentimiento de pertenencia a un determinado lugar.

Trabajar con las imágenes del paisaje, proceder a su manipulación y su re-representación, me permite abrir un espacio para la reflexión estética que permita cuestionar qué ocurre con la identidad personal y la territorial, así como la relación que ambas guardan con las migraciones.

‘Promised Land’

Año 2016.

Fotografía en dibond y estructura de hierro.

Manuel Diego Sánchez
www.manueldiegosanchez.com

1

 

2

3

4

5

6

7

No hay comentarios

Dejar respuesta