«Cuando oigo la palabra cultura desenfundo mi pistola». Esta frase, mil veces repetida, se atribuye indistintamente a nazis como Goebbels, Göring o Himmler, o incluso a «algún fascista español», como proponía Claude Lanzmann. En esa cita se resume una actitud hacia la cultura, una actitud de permanente sospecha, de desprecio. En ella están instalados aquellos que consideran que cualquier manifestación cultural es un insulto, una amenaza; aquellos que recelan de cualquier iniciativa cultural, sobre todo si está impulsada por alguna institución pública o privada. Se plantea una enmienda a la totalidad. Todo es un engaño, todo es una farsa, todo está mal…

Pero es que esto es un erial, al menos en Santander es una guerra de todos contra todos, subvenciones, a ver quién pilla cacho…

En el extremo opuesto encontramos la actitud sintetizada en otra frase, una especie de inversión de la anterior, que podría ser: «Cada vez que oigo la palabra cultura saco la chequera». La pronunciaba (cínicamente, eso sí) un personaje de El desprecio, la película de Jean-Luc Godard. Pero quizá la formulación más precisa y feroz la encontramos en un artículo firmado por Rafael Sánchez Ferlosio que se publicó en El País el 22 de noviembre de 1984. Ferlosio criticaba con dureza la política cultural del gobierno de Felipe González con estas palabras:

«El Gobierno socialista, tal vez por una obsesión mecánica y cegata de diferenciarse lo más posible de los nazis, parece haber adoptado la política cultural que, en la rudeza de su ineptitud, se le antoja la más opuesta a la definida por la célebre frase de Goebbels. En efecto, si éste dijo aquello de “Cada vez que oigo la palabra cultura amartillo la pistola”, los socialistas actúan como si dijeran: “En cuanto oigo la palabra cultura extiendo un cheque en blanco al portador”. Humanamente huelga decir que es preferible la actitud del Gobierno socialista, pero culturalmente no sé qué es peor».

Oye, a ver, con la cultura a dolor, si hay que meter pasta se mete… Es lo más importante del mundo: cultura son los sentimientos, es lo más humano. Y más aquí, en la Atenas del Norte.

La cultura como estafa o la cultura como panacea. Ni un euro para la cultura, o todo lo que haga falta. Lo difícil parece encontrar el término medio, pero no sólo en lo que se refiere a la política cultural de las distintas instituciones (desde el gobierno central hasta el ayuntamiento más pequeño), sino también a la forma de actuar y a la actitud de los ciudadanos, de todos nosotros, hacia la cultura. En Plan B nos proponemos, humildemente, encontrar ese punto medio, para evitar pensar que cualquier proyecto cultural (venga de una pequeña asociación de barrio o de un banco) es una amenaza o una bendición, una estafa o la panacea.

Eso del punto medio me parece a mí un poco sospechoso. Huele un poco a indefinición, a cucañismo, a «a ver qué hay de lo mío»…

Plan B Logo
Logo Plan B.

En Plan B queremos dar cuenta de lo que sucede culturalmente en Santander, pero sin dejar de mirar al resto de Cantabria, España o incluso el resto el mundo. Plan B no será una agenda cultural, nuestra labor no será informativa, comentaremos aquellas propuestas y actividades que nos resulten interesantes.

El que tenga alguna sugerencia u opinión al respecto, nos puede escribir al correo planb@arcofm.com, o que nos busque en facebook  o twitter.

No tenemos ninguna intención de ser objetivos, porque en este campo de la cultura, ¿qué es la objetividad? Decía el moralista francés La Rochefoucauld que «apenas encontramos otras personas con sentido común que las que son de nuestra opinión». Con la objetividad pasa algo parecido. El que la reclama cree de alguna manera que la objetividad debe coincidir con su propia visión y la de aquellos que la comparten.

En Plan B vamos a ser completamente subjetivos. Si no, para qué creéis que nos ponemos delante del micro.

Intentaremos, eso sí, ser honestos, porque eso sí que se le debe exigir a cualquier persona que se ponga delante de un micrófono.

Eso ya veremos, según sople el viento.

En tanto programa sobre cultura, en Plan B habrá espacio para el cómic, el teatro, la arquitectura, la música, el cine, la literatura, la televisión, la filosofía, los videojuegos, etc. Y para hablar y debatir sobre todos esos temas intentaremos contar con voces autorizadas, con gente que sepa de lo que habla y lo sepa expresar con claridad y rigor.

Pero todo muy serio, que esto de la cultura es una cosa muy importante. Aquí no esperéis ni risas, ni comentarios sarcásticos, ni payasadas del estilo. Con la cultura oír, ver y callar.

Bienvenidos a Plan B.

Texto de Jorge Villasol y Alfredo Santos, directores del programa cultural Plan B, emitido por ARCO FM Cantabria (103.2) todos los lunes, de 18:00 a 19:00.

https://www.facebook.com/arcofmcantabria/

http://tunein.com/station/?StationId=277758

No hay comentarios

Dejar respuesta