«Que un muro caiga sobre las cabezas de aquellos que pidieron la caída del régimen. Ya sea un atleta, un activista o un político… Bahréin es una isla y no se puede escapar».

Nasser bin Hamaal al Jalifa, príncipe jeque de Bahréin

En 2014, el periodista y editor cántabro Emilio Sánchez Mediavilla decidió dejar temporalmente Madrid para seguir los pasos de su pareja a Bahréin, un país que ni siquiera sabía situar en el mapa.

Bahréin es una pequeña isla del Golfo Pérsico ubicada entre Catar y Arabia Saudí, habitada por un millón y medio de personas que conforman una sociedad tan compleja como desconocida en Occidente: la población es mayoritariamente chií pero el país está gobernado por una monarquía suní de carácter autoritario, creando una brecha social y política en permanente conflicto.

Bahréin | Foto: Emilio Sánchez Mediavilla
Bahréin | Foto: Emilio Sánchez Mediavilla

Colonia británica entre 1853 y 1971, la isla acoge además a muchos expatriados, trabajadores procedentes de países europeos que conservan unas condiciones de vida similares a las occidentales, así como a los miles de saudíes que cruzan cada fin de semana el puente que une ambos países.

Sin embargo, ni las luchas sectarias ni las etiquetas étnicas o religiosas son suficientes para reflejar la realidad de Bahréin. Es quizás por eso que Sánchez Mediavilla empezó a tomar notas y recabar información sobre el terreno hasta escribir y más tarde publicar Una dacha en el Golfo (Anagrama, 2020), que relata sus dos años de estancia y sacia la nostalgia que le producía la isla tras volver a España.

Emilio Sánchez Mediavilla muestra en la primera parte del libro sus comienzos en Bahréin, marcados por el enorme choque cultural y las dificultades que implica el periodismo en uno de los países con menor libertad de expresión del mundo. Su posición acomodada como occidental no está exenta en cualquier caso de situaciones cómicas y el autor aborda su relato con sentido del humor, captando la atención del lector desde el principio y despertando su curiosidad por un país que aparentemente queda muy lejos de su interés.

Partiendo de su experiencia personal, Sánchez Mediavilla contextualiza y reconstruye las revueltas acaecidas en la plaza de la Perla en Manama entre 2011 y 2012, con un masivo apoyo popular: chiíes y suníes se unieron para protestar contra un gobierno déspota y corrupto y reclamar una apertura democrática. Bahréin fue el único país del Golfo Pérsico que se sumó a la Primavera Árabe y su gobierno respondió con una dura represión: presos políticos, ilegalización de partidos, torturas y asesinatos de opositores.

El legado de la revolución de 2011 sigue presente en el día a día con intervenciones constantes de la policía antidisturbios, actos de vandalismo, manifestaciones y una represión que ha alcanzado en mayor o menor medida a casi todas las familias.

Bahréin | Foto: Emilio Sánchez Mediavilla
Bahréin | Foto: Emilio Sánchez Mediavilla

Bahréin es hoy un país de grandes contradicciones, que combina la tolerancia religiosa más avanzada del Golfo con el rigorismo wahabí y chií, que constituye un destino amable para los migrantes occidentales pero un infierno esclavista para los asiáticos. Bahréin es también el país donde los saudíes pueden hacer todo lo que tienen prohibido en casa: pasear sin abaya ni hiyab, comer en una terraza al aire libre, hacer un pícnic sin separación de sexos, beber alcohol…

Mientras tanto, Bahréin se conoce en el exterior especialmente por su circuito de Fórmula 1 pero  también por su inversión en el ciclismo o el triatlón, haciendo del deporte profesional un salvoconducto para blanquear su imagen al estilo de otras monarquías del Golfo Pérsico. Las estancias, visitas o apariciones esporádicas de celebrities como Michael Jackson, Kim Kardashian o el cantante John Legend revelan también el intento de proyectar una falsa y todavía lejana modernidad en un país de gran valor geopolítico por su ubicación.

Emilio Sánchez Mediavilla (Santander, 1979) es periodista, editor y co-fundador de Libros del K.O., una editorial independiente que busca dotar al periodismo de una segunda vida, apostando por historias más largas y reposadas, sin límites de espacio y al margen de las imposiciones de la actualidad. Su formación en Historia le ha permitido además comprender el trasfondo del conflicto en Oriente Medio, un aspecto clave a la hora de escribir su primer libro.

Una dacha en el Golfo ganó en diciembre de 2019 la primera edición del Premio Anagrama de Crónica Sergio González Rodríguez, fallado durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL). El jurado destacó su mirada sin prejuicios, el sentido del humor y la cercanía del relato, que explica la realidad más allá de líderes políticos e institucionales, constituyendo un estreno como escritor tan inesperado como inmejorable.

Emilio Sánchez Mediavilla | Foto: Álvaro Alsina
El periodista y editor Emilio Sánchez Mediavilla | Foto: Álvaro Alsina

No hay comentarios

Dejar respuesta