Este cuerpo

/

 

Este cuerpo

de pavesa y fénix

guarda en el fondo sur

manchas de vino.

Yo las acojo

como chorretones de tinta

que caen de unos ojos mal pintados.

Por instantes,

muero con ellas

mientras me desangro.

Y sudo el dolor

que envuelve mi estómago;

lienzo de vida y negación.

Y sangro hoy,

que no seré madre de nadie.

Y acojo mi sangre,

vino, que me pertenece

como la mujer que soy

y elijo ser,

sangrando.

 

Un texto de Aurora Díaz Obregón.

Foto Alejandro Rebollo Roldán.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ver más

  • Responsable: Amberes Revista Cultural.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Dinahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Historia anterior

Lejano alba

Siguiente historia

King Dalglish

Lo último de

Diario cairota

Aquí nada significa lo mismo: un semáforo en rojo o ser mujer en un autobús abarrotado.