Diario cairota

/

El rostro de Amr era lo más cerca que había estado de El Cairo. Le envié una carta. «Aquí las cartas no llegan» me dijo por teléfono, riéndose en bajo,