Hay que comerse el mundo

/

De tanto pacer cómodamente en la pradera, de tanto asumir gustosamente las herraduras, los pegasos han olvidado cómo volar. *** Hay que comerse el mundo a dentelladas Hay que comerse

Estamos enamorados en otro planeta

/

Estamos enamorados en otro planeta. Jugando con niños que nacieron tres veces, cogiendo escarabajos rellenos de libros al amparo de sombras madera. Estamos tirando paredes metal para ver hermanos cubiertos

Territorio solo

/

Estoy en el territorio amplio donde no existimos. Brotan vástagos incorregibles de la llanura del olmo, los pies mordidos por su silencio. Sus criaturas en sombra cantan sin nombre de

Aprender de un idioma

/

  Aprender de un idioma su sensación de desastre gramatical la tensa sombra de lo que por decir nunca será dicho la miseria de quien no tiene en su lengua

Soy

/

Soy quien camina leyendo el libro de las horas. Llevo el sol en los ojos y a veces me ofusca el brillo indecente de las armaduras, el goteo incontable de

Tengo un animal dentro…

/

Tengo un animal dentro, dijo. Es tan fácil decir estas cosas que olvidamos la forma insistente con la que el aire cruza nuestras fronteras tal vez la fruta sepa identificar

Acompaña-mientos

/

Los derrotados visten trajes de la nada. ¿Son Un signo absurdo ahora? ¿Se congeló la utopía en sus cabezas? Se los ve en cafés afligidos, molestan, hablan con un fulgor