La costumbre de quien mira a la muerte

//

 

Me asusta esta estatua que mira hacia la muerte. 

Los perros gimen. 

Hace frío.  

El hierro forjado no se derrite ante el sol que mira. 

Tiene escarcha en los ojos, hielo en las manos. 

Solo algunas veces, cuando el perro ladra,  

se escucha el crujir del óxido, el goteo del deshielo. 

Contemplo esta estatua que mira hacia la muerte. 

No me asusta su temple, 

sino que arrastre todo cuanto ve 

 

a la inmortalidad. 

 

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ver más

  • Responsable: Amberes Revista Cultural.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Dinahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Historia anterior

Profetas y profecías

Siguiente historia

Sobre ‘En la Tierra somos fugazmente grandiosos’, de Ocean Vuong

Lo último de

Diario cairota

Aquí nada significa lo mismo: un semáforo en rojo o ser mujer en un autobús abarrotado.